Seguidores

8 jul. 2012

Reconstruyendo sentimientos.


Sin querer o no, las cosas cambian, al igual que las personas, que los sentimiento que todo. Cambian o desaparecen. A menudo todo el mundo suele experimentar estos cambios, a veces para bien, o a veces para mal. Pero tarde o temprano nos damos cuenta que a veces, por mucho que duela, es lo mejor. Lo mejor para ti, lo mejor para avanzar. He sufrido muchos cambios de esos y ahora mismo, hablando de hoy por hoy, puedo decir que estoy bastante bien. No sé ni cómo, ni desde cuándo, no sé nada, pero tampoco me importa. Siento que vuelvo a tener esa ilusión, esa ilusión de salir a la calle, de sonreír aunque sea sin motivos, y eso me encanta. Las cosas suelen irse para darle espacio a otras mejores, y esa cosa mejor que tenía que entrar en mi vida, ya lo ha hecho. Sí, tú. Siento esa necesidad de conocerte, siento esa necesidad de verte, me parece todo esto realmente rápido pero quiero arriesgarme. Quiero que contigo sea todo distinto, una nueva historia, nuestra historia, donde todo lo escribamos en el libro de nuestras vidas solo tú y yo. No quiero que sea el típico príncipe que se enamora de la princesa y superan todos los impedimentos que se ponen, no. Quiero que en esta historia nos demostremos todo mutuamente. Quiero ser yo quien te ponga delante de tu casa “tengo ganas de ti”, quiero que si tenemos problemas, que no hable la razón si no el corazón. Que las dudas no existan, que tú seas para mí y yo para ti. Que si algún día se presenta la ocasión ir yo a por ti a tu casa y llevarte a tu casa, decirte lo guapo que vas cuando te arreglas. Quiero que en esta historia, si nos pasa algo, desahogarnos a la cara, arreglarlo juntos sin terceras personas. Y me arriesgaré a decir que no te pediré un siempre, ni te lo prometeré. No sé tú, pero yo lo que te puedo ofrecer es un hoy, con muchísimas ganas de un mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario