Seguidores

12 jul. 2011

Volveré con las manias de siempre.

Cada persona es como quiere, puede, o intenta ser. Hay gente que pretende que el resto del mundo se compadezca de ella, de su vida, de sus malentendidos aunque sean exageraciones o incluso algo imaginado. Luego está la gente que se muestra tal y como es. Si es una mala temporada lo sabes, y si es su momento de suerte, también. Yo pertenezco a un tercer grupo. Pretengo que tanto la gente que tiene una mierda de vida, como la que la inventa, como la que tiene la felicidad asegurada, confien en que yo estoy bien. Ya no solo bien, si no directamente mejorable. Soy de las que odia con todas sus fuerzas que le pregunten "¿Qué te pasa?" y que siempre responde "Nada", disimulando la mentira con una sonrisa o chiste. Soy de las que no tiene problema en escuchar los problemas del resto, por que lo único que consigue con el silencio es recordar los propios. Soy de las que su mayor miedo no son las arañas, la oscuridad, los sitios cerrados... Si no la soledad y el sufrimiento. Soy de las que pretende de todos los modos sonreir con motivo y no por que sabe que es el único modo de zafarse de las preguntas ajenas. Soy de las que cuando alguien está mal, lo único que le pide es que deje de llorar, que sea más positivo o simplemente que me regale una sonrisa, y que cuando llega a casa, se desahoga plantando la cara contra la almohada, escribiendo cosas así o escuchando música. Soy de las que vive de la llama de las ilusiones, que con la mínima brisa se apaga y demasiado vaga para buscar un rayo de luz del sol. De las que prefiere crearme una mentira durante los primeros minutos y luego darme cuenta de que no hay salida si no me muevo. Soy de las que no miente, de las que tiene personas clave que la desestabilizan, de la que tiene miedo a perder la ilusión por seguir el camino que desde mi punto de vista se ve largo y lejano. Soy de las que no dudan, que dicen las cosas sin pensar y que, sabiendo que es posible, nunca recapacita, prefiere dejar las cosas mal que intentar arreglarlas habiendo una pequeña probabilidad de empeorarlo. Soy incapaz de pasar página, así que amontono todos mis recuerdos en la misma carilla, y hasta que exploto no se queda en blanco por completo. Soy de las que llora por que se ha hecho daño, por que le han dicho algo y le ha ofendido, por que recuerda un mal momento, o por miedo a perder algo. Soy de las que no para quieta, ni física ni mentalmente. Soy de las que cuando hace algo no pide nada a cambio y sabe que da la impresión contraria. Soy de las que no le asusta el "Qué dirán", pero si lo que me pueda influenciar a mi mente. Soy de las que aún teniendo frías las manos prefiere sacarlas de los bolsillos y dárselas a quien lo necesites. Soy de las que en lo propio no ve el exceso y en lo ajeno lo ve exacerbado. Soy de las que no tiene un punto medio, que se ríe sin parar hasta que se le cruza un cable y se vuelve inaguantable. Soy testaruda, inaguantable, pesada y paliza, pero también me doy cuenta y no lo doy frenado.
Yo no soy quien tú quieras que sea. No soy quien el resto del mundo quiere que sea. Tampoco pienses que soy quien yo quiero. Yo soy lo que un conjunto de sentimientos y reacciones me forman. Yo soy la parte complementaria de ti.¿Sabes? Espero nunca tener que irme, pero en el caso de hacerlo, VOLVERÉ CON MIS MANIAS DE SIEMPRE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario